Sé un Dios y no del Olimpo...